Injertos en vid, parras, plantación de la vid

 

Hola a tod@s
Injertos en la vid
Hoy vamos a hacer injertos en ramas de parras y plantación de vides.
Cuando era un crío me acuerdo de cómo  íbamos a nuestra  viña y a podar y yo hacía un acodo con la rama de una parra, era de lo más simple del mundo. Hacía un hoyo en la tierra y una de las varas la enterraba, AsÍ jugaba pensando en que algún día sería una nueva parra…
No cuajaba pues al arar la tierra se lo llevaba por delante y además sobraban y no hacía falta más…
Pero era nuestro entretenimiento, jugábamos y aprendíamos de la naturaleza, y de los mayores las explicaciones de cómo se podaba, o como se hacían las labores del campo…
Hoy me toca a mí hacerlo y con la ayuda de mí vecino hemos hecho variar formas para multiplicar las parras,  o cambiar el fruto de  una variedad o otra. A continuación explico cómo las hacemos y las distintas formas:
Acodo:
De una de las ramas que han salido de la parra que sea larga y se arrastre por el suelo, hacemos un hoyo de forma que pueda entrar y le quede algo para que sobresalga del suelo. Bien una vez que tenemos la rama justo en el sitio donde va a quedar enterrada la retorcemos sin llegar a partirla. Una vez hecho esto la enterramos.
Esto se hace para que por ahí en el contacto con la tierra, y la humedad del suelo empiece a coger nutrientes y le salgan las raíces. Una vez pasado un tiempo cortaremos la que va a la madre de forma que la nueva parra sea autosuficiente para ella misma. Pasado un tiempo cuando este bien formada la trasplantaremos a donde nosotros queramos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esqueje:
Esta es la forma más fácil de hacer y el resultado es muy bueno, por experiencia he conseguido por este sistema en pocos años más de veinte nuevas parras y cepas (más que suficiente para mí)
Se coge una vara lo más recta posible, que sea tamaño gordo si es posible, la mejor que tenga la parra madre. Estas se escogen en el tiempo de la poda, por lo menos de ochenta centímetros de largo.
Se coge una barra de hierro para hincar en la tierra, una machota, las tijeras y un recipiente con agua.
Ya en el sitio elegido cogemos la barra de hierro la hincamos en el suelo por lo menos cincuenta centímetros, seguidamente cogemos la vara y a unos veinte centímetros de la base la retorcemos sin llegar a romper,
Sacamos el hierro de forma que no quede atorado por ninguna piedra y metemos la rama lo máximo posible. Seguidamente cortamos el sobrante procurando que queden dos yemas para que por ahí empieza a salir la nueva planta. Veremos que este año sale a la vez que los brotes de las demás parras. Le echamos un poco de agua para que conserve la humedad y además la tierra se apelmace contra la rama. Tendremos que poner un palo, una marca de señalización para protegerla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De púa o cuña en rama:

 

Este  injerto me gusta mucho hacerlo pero debo reconocer que por ahora no me ha sido necesario en parras. Mi vecino si lo ha hecho y tiene una parra con dos frutos distintos. (No le fue muy bueno el resultado de todas formas). Si lo he hecho en otros árboles por ejemplo en caquis.
Se coge un trozo de vara de la parra elegida y con una navaja y una tijera se hace todo el trabajo. Vamos a la parra que se va  a injertar y elegimos una rama que tenga más o menos el mismo diámetro que el esqueje de la otra.
Cortamos cerca de la madre dejándole una yema, esta empezará a tirar de la savia… Después  la abrimos en “uve” y en el esqueje le haremos una cuña en la parte inferior. Rápidamente la meteremos dentro de la uve y con cinta especial para injertos le daremos unas vueltas sellando todo perfectamente. Hay otros sellos como cera, parafina, brea, etc… Yo siempre por la comodidad he utilizado este sistema. Una vez sellado en condiciones cortaremos el sobrante y dejaremos dos yemas, con esto tendremos dos oportunidades.
Cuando empiecen a brotar las yemas y veamos que prende bien eliminaremos la de la madre para que toda la savia pase a la nueva.
Pasado un tiempo y cuando se haya soldado la nueva rama soltaremos poco a poco la cinta para que se pueda expandir y no se estrangule.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De púa en Bravo:

 

Este sistema de injerto se hace cuando una cepa se ha muerto y sin embargo en las raíces le salen bravos, o cuando hemos plantado bravos directamente. Los bravos tiene mucha más fuerza que las normales, pero el fruto no vale. Entonces se desecha.
Elegimos el bravo a injertar y descubrimos la tierra hasta llegar a la vara  elegida. Cortaremos  y haremos lo mismo que para el injerto en púa de rama.
Hacemos un corte y rajamos en “uve”. (Lo que me queda de duda es cual será mejor, si la “uve” en el bravo o en el esqueje…???). Haremos en cuña la nueva parra pero esta no la encintaremos con plástico. Cogeremos unas hierbas y rodearemos alrededor del injerto, también se puede hacer con un material que se pudra, cuerda, cera, brea, tela,  etc. Esto se hace así porque una vez realizado el injerto y  sellado se tapará con tierra, si lo hacemos con cinta plástica y se nos olvida quitar estrangularía la nueva parra.
Cortaremos el sobrante dejando igualmente dos yemas.
Regamos con agua para que se apelmace la tierra y se compacte contra el nuevo injerto.
Estos son los que yo conozco hay variaciones sobre ellos.
Por ejemplo hay uno que es talar completamente una parra con un tronco considerable y en ese corte se hacen unas rajas por donde injertaremos los esquejes, luego lo sellaremos con cinta, con cera, etc… (Como hice el injerto de olivo)
Es un buen injerto pues es una base muy potente y si sale bien tendremos una parra nueva en poco tiempo.
En otro tipo de árboles he hecho otro tipo de injertos:
De yema, de canutillo, de púa, y en aguacates sesgado (muy efectivo)…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Herramientas:

 

 

 

 

Bien resumiendo:
Los injertos y modo de plantación es una forma de multiplicar  nuestras plantas, y árboles. Cambiaremos los frutos de unos y otros. Y de uno que sea bravo o que no nos conviene pondremos otro que será mejor.
Un injerto debe realizarse a finales de invierno – principios de primavera (depende el clima). Deberemos coger la rama cuando la savia esta “parada” y aprovecharemos para que cuando rompa la época de crecimiento y la primavera coja la mayor fuerza posible.
El injerto tiene que tener el máximo contacto de las dos partes a soldar,  debe ser bien atado y protegido contra toda posible invasión de aire, bacterias, etc… que impedirían su desarrollo. Debemos estar muy pendientes si es plástico que se deberá quitar una vez desarrollado para que no se estrangule.
Espero que le sirva para alguien
Saludos, Ángel
Tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario