Chiste del gramil

Chiste del Gramil

DIGITAL CAMERA

 

Esto es verídico y desde entonces me lo he tomado en serio.

Cuentan que uno de mantenimiento que llevaba más de 2 años trabajando y sin ningún problema que resaltar, pues un día le mandaron que hiciera un armario. Se fue a comprar las maderas a la carpintería y ya una vez en el taller se dispuso a montarlo con ayuda de su compañero. En esto una de las maderas era un poco más grande y no sabía cómo medir para cortarla. El compañero que llevaba más de veinte años trabajando en el ramo, era más experto y le llevaba ventaja en resoluciones de problemas le dijo:

– Esto se hace con un Gramil. Se coge y  marca una línea paralela al borde, de esa forma sale exacto y ya se puede cortar y colocar.

– Oye…¿Qué es un gramil…?

– ¿Cómo… Qué no sabes lo que es un gramil….?

– No…

– Pues la has pifiado… ahora mismo vamos a dirección, pues esto no puede quedar así…

– Pero oye que da igual se hace de otra forma…

– Nada, nada,… a dirección…

– Sr. director… mire que  nos tenía engañados y resulta que no sabe lo que es un gramil…

– Pero eso es una falta muy grave… lo pondré en conocimiento de la propiedad. Que suba al despacho y le diga al dueño que no sabe lo que es un gramil.

El hombre muy contrariado por lo que le estaba sucediendo sube a la planta de arriba, llama en una puerta.

– Puedo pasar…

-Adelante… dígame Ud.

– Verá estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado aquí para que Ud. Lo arregle y le pido anticipadamente disculpas por no conocer lo que es un gramil.

– ¡Que disculpas ni leches!… eso es intolerable… queda Usted despedido.

– Pero…

– Nada a la calle. ¡¡ D e s p e d i d o !!

Esté muy cabizbajo ya en la calle se va al bar de enfrente se encuentra con un amigo.

– ¿Qué tal estas…?. Te veo mala cara

– Mala cara… Si te lo cuento no te lo vas a creer…

– Cuenta que soy tu amigo…

– Verá,… esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido…

– Pero tú eres de lo que no hay… Pero cómo es que no sabes lo que es un gramil…

– Pues la verdad que no…

– Desde ahora mismo dejo de ser tu amigo. Vete de aquí…

Encima no suficiente con eso el amigo se puso a chillar y todos los clientes se pusieron a escuchar…

–     ¡Señores… aquí el amigo, bueno a partir de ahora enemigo… ¡¡¡ Qué no sabe lo que es un gramil !!!

–     ¡Fuera, fuera…! ¡Qué se vaya…¡ – Gritaron todos.

Cabizbajo por la calle abajo se presenta en su casa.

– Qué te pasa que tienes mala cara papá, le pregunta la niña de cinco años…

– Qué a papá le han despedido del trabajo…

– ¿Por qué…?

– Verás,… esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste…

– Pues ya no te quiero  por no saber lo que es un gramil

– Déjate de tonterías…¿Por cierto dónde está mamá…?

– Ha salido a comprar y dijo que volvería dentro de un poco

– Cuando venga dile que estoy en la habitación pero no le cuentes nada…

– Vale, de acuerdo pero que sepas que ya no te quiero

Al poco viene la mujer

– Que te pasa, ¿por qué no estás trabajando…?

-Hola cariño…Verás,… esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta la niña me ha dicho que ya no me quiere…

– Pero tú eres un inútil, mira que perder el trabajo por no saber lo que es un Gramil… El divorcio… ¡Quiero el divorcio…!

-Pero mujer no te pongas así…

– ¡¡¡Fuera de casa,… fuera de mi vista no te quiero volver a ver…!!!

Salió de casa deambulando por la calle sin saber a dónde ir…

Se estaba ya haciendo de noche y un policía que le vio le llamó la atención

– Oiga que está haciendo ahí…¿no ve que está prohibido…?

– Lo siento agente, no me he dado cuenta…

– A ver qué le pasa, ¿por qué ha hecho eso…?

– Verá señor agente,… esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta mi hija  pequeña me ha dicho que ya no me quiere… No con eso para rematar el día mi mujer me ha echado de casa, me ha pedido el divorcio… y por eso ando deambulando por la calle…

– Pues lo siento mucho pero lo tengo que detener por no saber lo que es un gramil… Venga al calabozo

Ya en el calabozo junto a otros detenidos. Se le acerca uno con unas pintas muy malas le pregunta…

– Oye tú… ¿Por qué estás aquí…?

– ¿Y tú…?

– Primero he preguntado yo… ¡Canta o te rajo…¡

– Sin violencia… bueno pues esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta mi hija  pequeña me ha dicho que ya no me quiere… No con eso para rematar el día mi mujer me ha echado de casa, me ha pedido el divorcio… y por eso deambulando por la calle el policía me ha detenido y me ha encerrado aquí…

– ¡Cómo…¿Qué no sabes lo que es un gramil? Eh chicos mirar al pimpollo… ¡no sabe lo que es un gramil…!

Se liaron agolpes con él y le dieron tantos que de la paliza lo tuvieron que llevar al hospital. Estaba inconsciente y al despertar vio al médico y la enfermera junto a él

– Haber joven, está bastante mal posiblemente no salga de esta… díganos que pasó…

– ¿Tan mal estoy…?

– Si… le han dado una buena paliza…

– Entonces ya no me puede pasar nada malo, total si la voy a palmar…. Esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta mi hija  pequeña me ha dicho que ya no me quiere… No con eso para rematar el día mi mujer me ha echado de casa, me ha pedido el divorcio… y por eso deambulando por la calle el policía me ha detenido y me encerró con un montón de presos. Ellos y sobretodo uno con muy malas pintas  se abalanzó sobre mi golpeándome hasta dejarme inconsciente, y ya no recuerdo más…

– Bueno pues nada… tranquilo…

Ya en el exterior le dice el médico a la enfermera…

– A este ni agua, está tan mal que él solito la palmará… no pierdas el tiempo y que se fastidie…

– Es verdad… mira que no saber lo que es un gramil…

Ya RIP el hombre sube al cielo y allí esta San Pedro en la puerta esperando. Hay una cola bastante larga. A unos los mete para dentro por una puerta blanca con una luz de colores, a otros tira de una palanca se abre la trampilla y caen para abajo.

Ya le toca el turno a él, confía en librarse pues se ha portado bastante bien en la vida…

– ¿Haber… por que estas aquí?

– Hola Pedro

– Sin confianzas…

-Perdón… Esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta mi hija  pequeña me ha dicho que ya no me quiere… No con eso para rematar el día mi mujer me ha echado de casa, me ha pedido el divorcio… y por eso deambulando por la calle el policía me ha detenido y me encerró con un montón de presos. Ellos y sobretodo uno con muy malas pintas  se abalanzó sobre mi golpeándome hasta dejarme inconsciente, y ya no me acuerdo de más… Bueno si se que la enfermera y el médico no volvieron a aparecer por la habitación, por lo tanto se olvidaron de mí o no sé lo que pudo pasar…

– Y tú que esperabas, ¿mira que no saber lo que es un gramil…?… Pues nada hijo tú te lo has buscado esta es tu suerte. Esto es lo que le comentaba San Pedro mientras tiraba de la palanca.

Un túnel muy negro que no tenía fin le llevo a una puerta que estaba ardiendo, esta se abre  y aparece el demonio…

– ¿Qué es lo que quieres…?  Tú no tenías que estar aquí..

– Vengo de arriba…

– Haber…¿ y por qué te ha mandado aquí abajo…?

– Esta mañana estábamos haciendo un mueble en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta mi hija  pequeña me ha dicho que ya no me quiere… No con eso para rematar el día mi mujer me ha echado de casa, me ha pedido el divorcio… y por eso deambulando por la calle el policía me ha detenido y me encerró con un montón de presos. Ellos y sobretodo uno con muy malas pintas  se abalanzó sobre mi golpeándome hasta dejarme inconsciente, y ya no me acuerdo de más… Bueno si se que la enfermera y el médico no volvieron a aparecer por la habitación, por lo tanto se olvidaron de mí o no sé lo que pudo pasar… Me desperté en el cielo y estuve hablando con San Pedro, pero tiró de la palanca y aquí estoy…

– Yo tampoco te quiero aquí… mira que no saber lo que es un Gramil…

El demonio le dijo: Te irás a la planta de abajo, en el sótano

Ya en la planta de abajo se encuentra con un señor que está dando vueltas por todo el sótano

– Hola… ¿Por qué está usted aquí sólo…?

– Por no saber lo que es un gramil…

– Pues ya somos dos…

Moraleja:

Desde que me lo contaron utilizo el gramil todos los días…

 

 

 

2ª Parte

Resulta que después de dar muchas vueltas al sótano alguien se debió dar cuenta de que realmente era una injusticia y decidieron darles una oportunidad.

Tendrían que decidir entre los dos  por ver cuál de ellos saldría, y tendría que traer un gramil.

– Mira yo justo cuando iba a saber lo que era un gramil me dispararon en la ferretería en la que iba a preguntar. Unos atracadores entraron y una bala que no iba destinada a mí me toco en el sorteo.

– Pues a mí… ya ves todo el mundo me ha abandonado. No sé a dónde ir y menos pasar por la experiencia y la vergüenza del desconocimiento,…no sé si será una buena idea. Casi mejor que vayas tú y luego me lo cuentas…

– Vale…. Pues yo soy el que me informaré y lo traeré…

El que  estaba haciendo la propuesta lo vio bien…

– Bien tienes una hora para volver y descubrirlo.

– Hasta pronto, y espero que traigas uno…

Como por arte de magia despertó en un bosque. Viendo que estaba libre en la tierra se puso contento y empezó a caminar. Subió a un otero  y desde allí al fondo diviso un pueblo a lo lejos.

Empezó a correr ladera abajo y vio un pastor con las ovejas

– Buenos días señor… Usted me puede decir lo que es un Gramil y dónde puedo conseguir uno…

– Pero oiga Usted cree que estas son formas… Pues claro que se lo que  es, -Ya con la garrota preparada para darle en toda la cabeza…

– No me haga nada, pues yo ya estoy muerto…

-Anda alma en pena, encima con cachondeo… ¡lárgate de aquí que te doy con la garrota… sinvergüenza!

-No se ponga así hombre… Lo mejor será ir al pueblo, buscar una ferretería y allí comprar uno….

Corriendo como un loco y ya en las primeras calles  vio a una persona…

– Oiga una ferretería…

– Primero se saluda  joven…

– Perdone pero es que tengo mucha prisa…

– Tire toda esta calle hacia abajo. Luego tuerza a la izquierda. Allí hay una plaza sube por la de la derecha y creo que por allí hay una

– Muchas gracias y perdone que no le haya saludado…

Baja calle abajo a toda prisa tuerce a la izquierda ve una plaza muy pequeña que tiene varias calles que confluyen en ella.

– Cuál me dijo… ¿Primera o segunda…? Iré por la primera

Sube por la calle, no encuentra a nadie y encima no hay ninguna ferretería. Vuelve otra vez a la plaza y coge la segunda hacía arriba. Allí al fondo se ve un cartel “Ferretería a 100 Metros” Corriendo a toda prisa se va acercando a la ferretería.

“Cerrado por defunción” Es el cartel que aparece en la puerta. También había otro que indicaba otra ferretería en el pueblo…

– Será que hoy no es mi día de suerte….

Otra vez en la  plazoleta esperando a preguntar  a alguien en dónde estaba.

Una señora que por allí apareció ya le indico que estaba tres calles más abajo…

Sale corriendo y por fin da con ella después de una buena caminata

Entra y hay una cola de cinco o seis personas.

– ¿El Último…?- le pregunta al que está en la cola…

– De cachondeo… ¿No,…?

– No… Ud perdone…

– ¿Pues no ve que no hay nadie detrás de mí…?

– Vale, Vale… no se ponga así…

Pensó en preguntarle a esta persona, pero dijo para sí…  con el carácter que tiene se va a liar… si lo compro no tengo que dar ninguna explicación y  una vez con él y de vuelta  seguro que se arregla todo. Se comía las uñas del nerviosismo… faltan dos personas… esto era cuestión de paciencia…

Ya por fin estaban atendiendo al compañero de delante. El dependiente termino con él.

– Dígame señor que quiere…

– Verá  yo quiero un…

En ese momento una mano le toca en la espalda…

– Vámonos el tiempo se terminó.

– Pero…

– Ni peros ni nada…, ya ha pasado una hora y hay que cumplir lo prometido…

 

3ª parte

– No es lógico…

– ¿Lo qué…?

– Que tú hayas bajado y no te diera tiempo para comprar un gramil…

– Ya… pero yo no puse las reglas…

Alguien estaba escuchando esta conversación y decidió intervenir…

– Por qué no vas y lo traes tú…

– Pues podría intentarlo…

– Tienes sesenta minutos para lograrlo…

– Por lo que más quieras tráelo que aquí tenemos para rato…

– Lo intentaré…

Se despertó en medio de una ciudad. Pregunto por una ferretería. Ya con la dirección se dirigió hasta allí.

– Buenas. Me da un gramil…

– No nos quedan.

– Dónde hay otra ferretería…

– A dos manzanas de aquí. Mire este mapa…

– ¡Ah…! de acuerdo está bastante cerca… Gracias

Ya en la otra…

– Buenas tardes me da un gramil…

No nos quedan. Se han agotado

– Y eso…

– Parece que ha habido una epidemia y todo el mundo se volvió loco comprando gramiles…

– Pues yo necesito uno urgentemente…

– Conozco a una persona… espere vaya a esta dirección…

Ya en la dirección indicada después de mucho recorrido…

– Hola buenas venía porque creo que Ud tiene un gramil… si me lo pudiera prestar por lo menos durante un tiempo…

– Es que es especial… le tengo mucho cariño, pues es una pieza única, fabricada artesanalmente,…

– Confié en mí que yo se la devolveré… (si todo sale bien…)

– Bien pero no lo pierda, y cuando haya terminado me lo devuelve…

– ¿Cómo me pongo en contacto… Cómo se llama Usted…?

– Sólo soy Ángel,… un enredador…

– Muchas gracias…

Sale a la calle y aparece el del reloj…

– Qué… ¿Nos vamos..?

– Si,… creo  que lo he conseguido… Vámonos…

Ha pasado ya algún tiempo y los dos siguen dando vueltas en el sótano

Y tanto arriba cómo abajo no acaban de ponerse de acuerdo de lo que ha traído y están viendo…

– Oye… ¿Pero tú que has traído…?

– Lo que me ha dado Ángel…

– Y… te habrá dado un gramil… ¿No?

– Me supongo que sí…piensa que yo no había visto uno en mi vida…

– Ni yo… ¿Pero ese tal Ángel…es un ángel bueno  o un ángel malo…?

– ¿…?

 

 

4ª Parte

Hay una sala grande y en ella están debatiendo sobre el aparato en cuestión

Uno toma la palabra

– Parece un gramil…

– Vaya lo que le han dado al pobre infeliz…

– Sí parece…,  pero…

– Vaya con Ángel,… cómo nos ha liado a todos…

– Mira que es fácil ponerle nombre a las cosas, pero aquí vamos a tener que pensar en algo y no podemos tardar mucho…. ¿Alguna idea…?

– Bueno veamos, (dice el más joven…)

– Exprésate…

– Voy a dar mi humilde opinión que basándonos en el sentir popular suele valer para contestar a todo lo que te preguntan y salir airado, es una fórmula que me enseñaron para tener pendiente de la explicación todo el tiempo que uno quiera, esta sacado de la cultura popular…

– Pues empieza ya…

– Bien comienzo mi explicación: Si lo llamamos gramil pueden pasar dos cosas, que se acepte o que no se acepte. Si se acepta no pasa nada, pero si no se acepta entonces tenemos dos problemas:

Uno, que tenemos a dos infelices e inocentes abajo por no saber lo que es un gramil,  y otro que los tenemos que volver a su sitio.

Si los dejamos aquí no pasa nada, pero si los devolvemos a su sitio pueden pasar dos cosas:

Una que vuelvan al sitio de donde vinieron que sigan como si nada y otra que necesiten de esta herramienta.

Si no vuelen a mentar nunca el gramil no pasa nada, pero si se lo vuelven a pedir para poder trabajar pueden pasar dos cosas:

Uno de ellos, el de mantenimiento, que sean capaz de convencer al jefe que se puede hacer sin gramil, o ir al bar y comprar unas  cervezas.

Si convence al jefe no pasa nada, pero si traen unas  cervezas pueden pasar dos cosas:

Que están frías o del tiempo. Si están del tiempo no pasa nada, pero si están frías pueden pasar dos cosas:

Que sean con alcohol o sin alcohol

Si son sin alcohol no pasa nada, pues en el trabajo no se puede beber alcohol, pero si son con alcohol pueden pasar dos cosas.

Que se le suba el alcohol al jefe  se emborrache y diga tonterías, o que no le afecte a la cabeza.

Si se emborracha no pasa nada pero sí se  le sube a la cabeza pueden pasar dos cosas

Que haga frío o calor.

Si hace frío no pasa nada pero si hace calor apetecen las cervezas fresquitas. Al estar a gusto saboreándolas pueden pasar dos cosas:

Que le diga el jefe, -Faltan los taquitos de jamón y queso-,  o que se conforme con lo que hay.

Si no se conforma con lo que hay pueden pasar dos cosas:

Que tenga que ir a la tienda a comprar jamón y queso. O apañarse con lo que hay.

Si va a la tienda a comprar queso y jamón puede pasar dos cosas.

Que el jamón sea ibérico o serrano. Si coge el serrano no pasa nada pero si coge el ibérico es más caro y pueden pasar dos cosas:

Que tenga que coger queso de oveja o de cabra.

Si coge de cabra  con sabor muy fuerte no pasa nada, pero si coge de oveja es más  suave  pueden pasar dos cosas:

Que se gaste un buen pellizco de dinero para que el jefe  olvide lo del gramil. Una vez en el taller con el jamón ibérico, y el queso de oveja pueden pasar dos cosas.

Que el jefe le diga que prefiere jamón de pata negra y queso de vaca. Como se conformará con lo que le lleve pueden pasar dos cosas:

Que se entable una buena relación o que lo tome por peloteo.

Si se entabla una buena relación no pasa nada pero si se toma por peloteo pueden pasar dos cosas:

Que se lo tome a mal por pelota y  escaqueo en el trabajo, o que pasen un rato agradable.

Si pasan un rato agradable no pasa nada y se termina el día bien,  pero si lo toman por escaqueo lo ponen a hacer horas extras hasta terminar el trabajo.

Si lo ponen a hacer horas extras pueden pasar dos cosas,

Que se cabree o no se cabree

Si se cabrea se aguanta y se fastidia, pero si no se cabrea pueden pasar dos cosas:

Que llame a casa diciendo que va más tarde, o que no llame.

Si llama no pasa nada y queda a bien con su mujer, pero si no llama pueden pasar dos cosas:

Que su mujer este preocupada, o que le dé igual.

Si está preocupada no pasa nada, pues ya llegará, pero si le da igual pueden pasar dos cosas:

Que el matrimonio vaya bien, o que la mujer le pone los cuernos.

Si el matrimonio va bien no pasa nada pero si le pone los cuernos pueden pasar dos cosas:

Que se los ponga con el vecino o con el jefe de su trabajo.

Si se los pone con el vecino no se entera el marido pero si es con su jefe pueden pasar dos cosas:

Que quieran estar así muchas veces los dos poniéndole los cuernos o se lo quieran cargar.

Si quieren estar mucho tiempo poniéndole los cuernos no pasa nada, mientras no los pillen, pero si se lo quieren cargar pueden pasar dos cosas:

Que el jefe sabiendo el final le pida un gramil, (este sabiendo cuál va a ser el fin del trabajador, se lo quita de en medio y se queda con la mujer) o que tenga que cargárselo él.

Si se lo carga él no pasa nada, pues será un crimen pasional, por amor, pero si le pide un gramil pueden pasar dos cosas:

Una,  que todos perdonen su ignorancia y no vuelva a pasar, y otra que nada más que vuelvan a preguntar lo que es un gramil los vuelvan a mandar aquí por un accidente mortal… y otra vez a empezar.

Si acierta no pasa, pero si se lo cargan otra vez pueden pasar dos cosas que vuelva a subir aquí, o que baje para abajo.

Si baja para abajo no pasa nada y nos lo quitamos de en medio, pero si sube para aquí pueden pasar dos cosas:

Una que…

–¡¡ PARA…PARA,…  BASTAAAAA!! Le dice el más anciano… ¡Me estás estresando….!

-¡Vale… vale…! yo solo estaba contando lo que podría suceder si lo damos por válido…

 

5ª parte

Mientras abajo en el sótano

– Menos mal que tú por lo menos has traído algo…

– Si, lo sé… pero  no estoy muy seguro al verles las caras de lo que traje…

– Bueno ya está hecho.

– Si pero tardan mucho.

– Aquí tenemos todo el tiempo del mundo. Y a propósito… Cómo fue tu causa para estar aquí castigado…

– Te lo cuento resumido: Yo trabajo en mantenimiento y nos mandaron hacer un mueble.  Ya con todos los materiales  en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta mi hija pequeña me ha dicho que ya no me quiere… No con eso para rematar el día mi mujer me ha echado de casa, me ha pedido el divorcio… y por eso deambulando por la calle el policía me ha detenido y me encerró con un montón de presos. Ellos y sobretodo uno con muy malas pintas  se abalanzó sobre mi golpeándome hasta dejarme inconsciente, y ya no me acuerdo de más… Bueno si se que la enfermera y el médico no volvieron a aparecer por la habitación, por lo tanto se olvidaron de mí o no sé lo que pudo pasar… Me desperté en el cielo y estuve hablando con San Pedro, pero tiró de la palanca, caí por un túnel oscuro y me vi a las puertas donde le diablo me recibió, le explique el por qué estaba aquí  y me dijo que  tampoco me quería aquí… por no saber lo que es un Gramil… y me ha mandado aquí al sótano…

– No veas que mala pata has tenido…

– Oye yo te he contado mi peregrinaje por no saber lo del gramil… y el tuyo cómo fue…

– Verás me propuse ir a celebrar a un bar que me había tocado un premio en la lotería. Al llegar al bar me encontré con una escena que me deprimió bastante…

 

Un hombrecillo esta en un bar delante de una copa mirándola y dándole vueltas una y otra vez…

En esto me acerqué  a él  y viendo que el tipo no se decidía a beber la copa…

–  Trae la copa… hombre que ya me la bebo  yo…

Se la quité de la mano y de un trago me la bebí…

– Ves hombre hay que decidirse y tomarse las copa.. ¡Camarero otra copa para mi amigo que es un poco indeciso…!

El hombrecillo se echa a llorar amargamente…

– Pero hombre no llore… que ha sido una broma, yo le pago la copa, y otra más si es necesario… ¡Anímese hombre que le veo muy decaído…!

– ¡Que no llore!,… que no llore… Si es que tengo la desgracia conmigo..

-Dígame ¿Qué es lo que le pasa…?

– Verás, esta mañana llegue tarde al trabajo. Yo trabajo en una ferretería y vendemos todo tipo de herramientas…Al llegar tarde recibí una bronca del jefe. Luego me puse a colocar herramientas. Vino un cliente muy acalorado y con mucha prisa a pedir una y le dije que no había. El jefe me vio y al preguntarme que había pedido le dije que un gramil, pero que nosotros no teníamos. Echo el grito en el cielo. – ¡Pero cómo es que no conoces un gramil. Tú no puedes servir ni vales para estar en una ferretería…! Me despidió por no conocerlo. Salí a la calle para coger el coche y cuando llegue al aparcamiento me lo habían robado. Estuve dos horas denunciando el robo en la comisaria. No me quisieron llevar a mi casa, pues estaban muy liados. Decidí ir andando hasta coger el tren pero en el camino me atracaron, me quitaron todo el dinero, tuve que ir andando… Llegue después de cinco kilómetros a pie. Vivo en la planta quince de un bloque de viviendas y el ascensor estaba averiado, subí por la escalera y cuando llego a casa  me encontré a mi mujer con otro en la cama. Encima era mi mejor amigo. Desesperado cogí un poco de dinero que me quedaba, pase por una droguería y compre matarratas, un veneno muy efectivo… Me iba a cargar a mi mujer y mi amigo… Luego me vine aquí pedí una copa de licor, me la tome, y otra y otra,…  ahora estaba ya con la quinta a la que le eche el veneno y vienes tú y te la bebes… Me has dejado sin la posibilidad de acabar de una vez con mi vida que ya no vale nada, me has privado de morir… Una vez que había decidido dejar a mi mujer y mi amigo juntos  y palmarla yo…¿Te parece poco la desgracia que tengo que ni morirme he podido…?

– Así fue cómo he llegado aquí, me bebí la copa de un hombre que se quería suicidar…

– Pero… ¿tú sabes que es un gramil…?

– No tengo ni idea…

 

Al poco baja el demonio y les dice:

– Tenéis que iros de aquí pues tengo una buena partida de almas que acomodar aquí en el sótano, pues celebramos una convención de sabios, y no podéis estar aquí…

–  Pero…

–  ¡Nada… fuera he dicho…!

–  ¿Y a dónde nos vamos…?

–  Arriba…

– ¿Arriba…?

– ¡Si arriba!

 

6ª parte

Abrió los ojos, se sentía confuso…

– ¿Dónde estoy…? ¿Qué ha pasado…?

– Menuda siesta te has pegado… – Le dice una persona que estaba junto a él…

– Pues estoy con un cacao y dolor en la cabeza que no sé si estoy despierto, o dormido…

– Pellízcate haber…

– Púes si debo estar despierto, he soñado que estaba atrapado en un sótano y no veas que angustia…

– ¿Qué es lo que te ha pasado,…?

– Qué me tenían encerrado por no saber lo que es un gramil…

– ¿Por no saber lo que es un gramil…? ¡Venga ya…!

– Si, mi sueño es que… te lo cuento resumido cómo fue: Yo trabajaba en mantenimiento y nos mandaron hacer un mueble.  Ya con todos los materiales  en el taller, entonces le comente a mi compañero en la forma que se podría marcar el borde de una madera, el me dijo que con un Gramil. Resulta que yo no conozco esa herramienta. Con la misma me ha llevado al despacho del director, este se ha llevado las manos a la cabeza, pues encima me dijo que le había engañado, puesto que expresé en el currículo que conocía el funcionamiento de todas las herramientas. Este me ha mandado al dueño que enfurecido no me ha dejado opciones y me ha despedido. Después me he ido al bar y allí mi mejor amigo se ha enfadado tanto que ha dejado de ser ya mi amigo, no contento con eso va y le dice a los clientes que no sé lo que es un gramil, con la misma me echaron del bar y aquí estoy, por eso estoy tan triste… Hasta mi hija  pequeña me ha dicho que ya no me quiere… No con eso para rematar el día mi mujer me ha echado de casa, me ha pedido el divorcio… y por eso deambulando por la calle el policía me ha detenido y me encerró con un montón de presos. Ellos y sobretodo uno con muy malas pintas  se abalanzó sobre mi golpeándome hasta dejarme inconsciente, y ya no me acuerdo de más… Bueno si se que la enfermera y el médico no volvieron a aparecer por la habitación, por lo tanto se olvidaron de mí o no sé lo que pudo pasar… Me desperté en el cielo y estuve hablando con San Pedro, pero tiró de la palanca, caí por un túnel oscuro y me vi a las puertas donde le diablo me recibió, le explique el por qué estaba aquí  y me dijo que  tampoco me quería aquí… por no saber lo que es un Gramil… y me ha mandado aquí al sótano… allí estoy dando vueltas y vueltas…

– Si esto es normal que te pasara… mira que no saber lo que es un gramil…

– Pues ya ves… no soy el único, había otra persona que le pasó algo similar…

– ¿No me digas qué ha habido una epidemia de gramiles…?

– Más o menos..

– Y cómo fue lo de este otro…

– Fue  así:

Este otro hombre iba a celebrar a un bar que me había tocado un premio en la lotería. Al llegar al bar se encontró con una escena que le deprimió bastante…

Un hombrecillo esta en un bar delante de una copa mirándola y dándole vueltas una y otra vez…

En esto contó:

<< Me acerqué  a él  y viendo que el tipo no se decidía a beber la copa…

–  Trae la copa… hombre que ya me la bebo  yo…

Se la quité de la mano y de un trago me la bebí…

– Ves hombre hay que decidirse y tomarse las copas.. ¡Camarero otra copa para mi amigo que es un poco indeciso…!

El hombrecillo se echa a llorar amargamente…

– Pero hombre no llore… que ha sido una broma, yo le pago la copa, y otra más si es necesario… ¡Anímese hombre que le veo muy decaído…!

– ¡Que no llore!,… que no llore… Si es que tengo la desgracia conmigo..

-Dígame ¿Qué es lo que le pasa…?

– Verás, esta mañana llegue tarde al trabajo. Yo trabajo en una ferretería y vendemos todo tipo de herramientas…Al llegar tarde recibí una bronca del jefe. Luego me puse a colocar herramientas. Vino un cliente muy acalorado y con mucha prisa a pedir una y le dije que no había. El jefe me vio y al preguntarme que había pedido le dije que un gramil, pero que nosotros no teníamos. Echo el grito en el cielo. – ¡Pero cómo es que no conoces un gramil. Tú no puedes servir ni vales para estar en una ferretería…! Me despidió por no conocerlo. Salí a la calle para coger el coche y cuando llegue al aparcamiento me lo habían robado. Estuve dos horas denunciando el robo en la comisaria. No me quisieron llevar a mi casa, pues estaban muy liados. Decidí ir andando hasta coger el tren pero en el camino me atracaron, me quitaron todo el dinero, tuve que ir andando… Llegue después de cinco kilómetros a pie. Vivo en la planta quince de un bloque de viviendas y el ascensor estaba averiado, subí por la escalera y cuando llego a casa  me encontré a mi mujer con otro en la cama. Encima era mi mejor amigo. Desesperado cogí un poco de dinero que me quedaba, pase por una droguería y compre matarratas, un veneno muy efectivo… Me iba a cargar a mi mujer y mi amigo… Luego me vine aquí pedí una copa de licor, me la tome, y otra y otra,…  ahora estaba ya con la quinta a la que le eche el veneno y vienes tú y te la bebes… Me has dejado sin la posibilidad de acabar de una vez con mi vida que ya no vale nada, me has privado de morir… Una vez que había decidido dejar a mi mujer y mi amigo juntos  y palmarla yo… ¿Te parece poco la desgracia que tengo que ni morirme he podido…?

– Así fue cómo he llegado aquí, me bebí la copa de un hombre que se quería suicidar…>>

–  Esto es todo lo que me narró mi compañero de sótano.

–  Pero el tío este… ¿sabe lo  que es un gramil…?

– Creo que no…

– Claro lo has relacionado todo con el juego–tablero de preguntas y respuestas al que estuvimos jugando toda la tarde, a ti te toco la pregunta de herramientas manuales y no sabías lo qué era un gramil, te toco ir a la cárcel y luego no te salían los tres números iguales (666) necesarios para salir de ella, por eso que te quedaste ahí encerrado un montón de turnos, luego te quedaste dormido porque te estabas aburriendo…

– La cosa que todo era muy real, hasta estuve de vuelta buscando un gramil, recorrí varias ferreterías pero no localice ninguno, todas carecían de existencias, no había ni uno, y al que preguntaba me quería matar…, total que alguien me dio un aparato que ni conozco lo subí arriba y todavía no se si se aceptara cómo un gramil…

– ¿Quieres decir que te dieron un aparato y no sabes lo que era…?

– Pues eso es lo que ha pasado

– Entonces te ha pasado más o menos lo que a mí una vez que fui a un pueblo que me pusieron a buscar gambusinos…

– Pero en eso los de los pueblos son unos maestros, se quedan con los de la capital, les toman el pelo  y a algunos los han tenido al raso en espera para cazar los gambusinos…

– Y… ¿Quién ha ganado al final en el juego…?

– No gano nadie todavía,… esta sin finalizar…

– Bueno pues yo me voy a mi casa, que ya es muy tarde…

Por el camino se encuentra con alguien

– Yo a usted lo conozco…

– Yo también me acuerdo de usted…

– Usted tiene algo mío… ¿Dónde está mi gramil…? Devuélvamelo por favor, cómo le dije es pieza única.

¿…?

 

Saludos, Ángel

Tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario